DERECHO A LA INTIMIDAD Y CONTENIDO DE LA CARTA DE DESPIDO. DOS CRITERIOS JURISPRUDENCIALES A RAIZ DE UN DESPIDO AL QUE SE ENJUICIA POR VULNERAR DERECHO FUNDAMENTAL A LA INTIMIDAD.

DERECHO A LA INTIMIDAD Y CONTENIDO DE LA CARTA DE DESPIDO. DOS CRITERIOS JURISPRUDENCIALES A RAIZ DE UN DESPIDO AL QUE SE ENJUICIA POR VULNERAR DERECHO FUNDAMENTAL A LA INTIMIDAD.

En el caso que nos ocupa la empresa procedió al despido de un directivo, sobre la base de determinados incumplimientos.

Algunos de los incumplimientos (no necesariamente los más graves de la carta de despido) consistían en el uso indebido de los medios de la empresa, por haber utilizado el ordenador para acceder a sitios de contenido pornográfico, enviar un número importante de correos electrónicos y mensajes de texto (incluyendo Whatsapp) personales, utilizar lenguaje cariñoso (y algo más) con su pareja desde el correo de la empresa y tener y haber enviado archivos con contenido pornográfico desde el móvil de la empresa. Todos estos son hechos en los que, por si no ha quedado claro, se han utilizado medios de la empresa (ordenadores, correos corporativos y teléfono de empresa) para llevar acabo las comunicaciones, hechas éstas, además, en horario de trabajo.

De los anteriores incumplimientos se recogen en la carta ejemplos expresos (particularmente de comunicaciones con su pareja).

El empleado sostiene que «aun pudiendo aceptar la necesidad de revisar su correo electrónico para comprobar si existía conflicto de intereses [este sí era un incumplimiento grave], lo que no resulta lícito y es contrario a los derechos fundamentales [en particular, el derecho a la intimidad], es la aparición en la carta de despido de tales correos de carácter privado entre él y una persona ajena a la compañía, a sabiendas de que nada aportaban al proceso y que su contenido sería conocido por terceros, habiendo tenido tal conocimiento no solo las personas de la compañía que citan sino otras ajenas que intervinieron en el procedimiento en calidad de testigos y que igualmente cita».

Pues este hecho no es compartido por nuestra juriprundecia, siendo prueba de ello, la desestimación de la demanda y del Recurso de Suplicacín. Asi, el TSJ de Madrid, expone estoas dos cuestiones:

Primer criterio judicial: El Tribunal Superior de Justicia de Madrid sostiene que el recurrente confunde el despido vulnerador de derechos fundamentales con la infracción que de los mismos considera existe en la carta de despido, cuestiones que son «absolutamente diferentes».

La sentencia recuerda que para que el despido sea nulo ha de producirse por una causa ajena al contrato de trabajo, directamente atentatoria contra un derecho fundamental y verdadero móvil de la decisión extintiva del empleador, absolutamente al margen de cualquier motivo disciplinario.

Sin embargo, en este caso, el despido se ha basado en unos hechos concretos que se imputan al trabajador como realizados en su puesto de trabajo y con ocasión de éste (no en su tiempo libre). Sin embargo, el trabajador se centra, para solicitar la declaración de la nulidad, no en la voluntad vulneradora de la empleadora al despedir, sino en la violación de sus derechos fundamentales al plasmar en la comunicación unos hechos que pertenecen a su intimidad, supuesto bien distinto que afectaría, no al despido, sino a la actividad posterior de comunicación de la decisión extintiva, por lo que en ningún caso cabría aquí hablar de despido nulo sino improcedente.

Es decir, el contenido de la carta de despido, por sí mismo, no puede conllevar la declaración de nulidad de un despido.

Segundo criterio judicial: La transcripción que la carta hace de los correos (incluidos algunos íntimos) dirigidos por el actor a su pareja, supone poner en conocimiento del mismo los motivos que han dado lugar a su despido disciplinario y, por tanto, posibilitar su defensa, por lo que no resultan vulneradores del derecho a la intimidad.

La inclusión de dichos correos, «al tratarse de una misiva dirigida exclusivamente el trabajador, no puede considerarse que vulnere su intimidad, porque no existe indicio alguno de que la carta ha sido divulgada, ya que no consta que tuviera acceso a la misma ninguna persona, ni siquiera quienes instruyeron el expediente, ni se haya acreditado que dicha comunicación fuera exhibida a los testigos ni a ninguna otra persona».

En conclusión, dado que la transcripción de los correos íntimos se ha limitado a la explicación al trabajador de los motivos del despido con el fin de cumplir con las formalidades propias del despido disciplinario, y no se ha divulgado la carta, no existe vulneración del derecho a la intimidad. Es más, el reproducir ciertos contenidos de los correos, da más pie a una defensa legítima por parte del trabajador, ya que a este se le pone, a su alcance, la información necesaria para su defensa, por lo que no hay indefensión.

Si deseas realizar alguna consulta similar o relacionada con el Derecho Laboral, no dudes en contactar con nosotros y pedirnos una cita:

Teléfono 822 178 769
Email Info@mborgesabogados.com
O en el formulario de consulta de nuestra web

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/mborgesabogados/www/wp-includes/functions.php on line 5221

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/mborgesabogados/www/wp-includes/functions.php on line 5221

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/mborgesabogados/www/wp-content/plugins/complianz-gdpr/class-cookie-blocker.php on line 366