EL DERECHO DE OPCIÓN (INDEMNIZACIÓN O READMISIÓN) SÓLO SE APLICA EN CASO DE DESPIDOS DISCIPLINARIOS

Fuente Carta de Personal

Por lo general, cuando hay un juicio por despido, si la sentencia le da la razón al trabajador/a, la empresa tiene un plazo de cinco días para, entre otras, optar por la readmisión del trabajador o indemnizarle.

Sin embargo, hay excepciones a lo anterior: los representantes de los trabajadores y miembros de comités de empresa siempre tienen esa opción. También hay convenios colectivos que, para el caso de que el despido sea declarado improcedente, la opción le corresponde al trabajador y no a la empresa. Cabe matizar que dicha improcedencia ha de provenir de un despido disciplinario previo (no todos los despidos improcedentes vienen de despidos disciplinarios: un despido objetivo puede devenir en improcedente, al igual que un despido sin causa). Como ejemplo cabe citar al convenio colectivo Provincial de limpieza de aviones de Santa Cruz de Tenerife (con el que he llevado algún caso). El caso que nos ocupa aquí proviene de uno de esos convenios.

Un trabajador de un ayuntamiento que no era representante de los trabajadores pero cuyo convenio establecía el derecho de opción de los trabajadores a elegir entre ser indemnizados o readmitidos interpuso una demanda para solicitar que se declarase (en el caso de un trabajador que había ido encadenando diversos contratos temporales) si era o no aplicable el derecho de opción de un trabajador en caso de que se considerase que la extinción de un contrato temporal realizado en fraude de ley equivalía a un despido improcedente. El Tribunal Supremo entiende que no, en una sentencia que reitera doctrina (sent. del TS de 22.11.17, a la que ha tenido acceso Cart@ de Personal).

En su sentencia, el TS deja claro que aunque el convenio aplicable incluya la facultad de opción del trabajador, “esto sólo se aplica cuando se trata de despidos disciplinarios luego declarados improcedentes, lo que no se aplica en este caso, puesto que aquí no se alega causa disciplinaria alguna”. En este caso, la improcedencia deriva de la consideración que hace la sentencia de que los contratos de la trabajadora dejaron de ser temporales transformándose en contratos por tiempos indefinido por haberse superado los límites máximos establecidos en el ET de modo que “el cese acordado por supuesta terminación del contrato supone un despido sin causa y por tanto improcedente”. Por tanto, al no tratarse realmente de un despido disciplinario, no cabe ejercer el derecho de opción.

En la sentencia, el TS recuerda que ya ha sentenciado lo mismo en otras sentencias anteriores y en supuestos similares, manteniendo que la opción concedida al trabajador se circunscribe a los despidos disciplinarios y que no alcanza a los supuestos de contratación fraudulenta (sent. del TS de 21.04.10, sent. de TS de 11.05.10, sent. del TS de 4.11.10 y sent. del TS de 23.04.12, entre otras).

Nota: Recuerde que en el caso de los representantes de los trabajadores, mantienen el derecho de opción a ser indemnizados o readmitidos en todos los casos.

Si tienes alguna duda al respecto sobre este un otro aspecto relacionado con el derecho del trabajo, no dudes en contactar con nosotros: